20 de junio: aniversario de la muerte de Manuel Belgrano

publicado el por en la categoría Lecturas, Sociedad

 El 25 de mayo de 1820 -a veintitrés días de su muerte- la salud de Belgrano había empeorado. Fue así que llamó al escribano Narciso de Iranzuaga, el más renombrado de los siete notarios con los que contaba la ciudad, decidido a dictarle su última voluntad. Con el sello que rezaba “Supremo Poder Ejecutivo de las Provincias Unidas del Río de la Plata”, comenzó De Iranzuaga la triste tarea. Su primer deseo fue que su cuerpo fuera inhumado amortajado con el hábito del patriarca Santo Domingo en el panteón que su familia tenía en aquel convento. Toda su familia había estado ligada siempre a la religión Católica: ya su padre, Domingo Belgrano y Peri, había alcanzado el grado de Prior de la Tercera Orden, la destinada a honrar a los laicos. Los padres dominicos, de quienes Belgrano era vecino, lo asistieron en sus últimos momentos. En cuanto al panteón, este fue conseguido por su madre, Josefa González Casero, cuando este trámite era necesario -en el ’22, Mitre aboliría los ‘campos santos’ y todos los cementerios serían seglares-. Sus bienes materiales se los legó a su hermano, el canónigo Domingo Estanislao, a quien le hiciera el personal pedido de que todo fuera a manos de su hija natural Manuela Mónica, a la sazón en Tucumán.

En la columna dedicada al inventario de sus bienes, se destaca que no tenía ni dinero en efectivo ni bienes raíces y sí, en cambio, le sobraban los deudores, entre los que figuraba Don Cornelio Saavedra, quien fue el único que honró su deuda.

Desde aquel 25 de mayo hasta el 19 de junio recibió pocas visitas en su casa. A su lado, siempre estuvo Juana, su hermana. Y en la desapacible mañana del 20, fallecía Belgrano a la edad de 50 años, en su casona natal de Regidor Antonio Pirán -hoy Belgrano- al 430.

En Buenos Aires su muerte pasó totalmente inadvertida: lo único que parecía importar en aquel 20 de junio eran las noticias sobre lo que se conocería como “el día de los 3 gobernadores”, cuando el poder se disputaba entre el cabnildo, Ramos Mejía y Estanislao Soler. Las disputas por el poder, antes y después de su muerte, seguían deshaciendo la República que tanta sangre había costado crear. Pero Belgrano murió en silencio. Sólo lo rodeaban sus familiares más cercanos y algunos de los infaltables dominicos. En el silencio que lo rodeaba, sólo se oía la letanía del fraile. En eso, con sus últimas, fuerzas Belgrano intenta incorporarse para exclamar con un hilo de voz “¡Ay, Patria mía…”

Nunca se supo quién había autorizado hacerle la autopsia. Su médico personal, el Dr. Redhead, observó el estado en el que había quedado su corazón, dilatado al extremo como consecuencia de las múltiples enfermedades que lo aquejaban. Su cuerpo fue embalsamado, seguramente a la espera de que el Cabildo tomara alguna decisión respecto de las exequias. Pero eso no ocurrió nunca.

En el patio de la iglesia de Santo Domingo fue sepultado con el hábito religioso, en un féretro de pino cubierto con un paño negro sobre el que descargó una capa de cal y argamasa. La losa que cubría el sitio -un mármol cortado proveniente de la cómoda del dormitorio de su hermano Miguel- tenía tallada la lacónica frase: “Aquí yace el General Belgrano”. Y nada más.

Eso fue el final del que, junto a San Martín, puede ser considerado el verdadero Padre de nuestra Patria. A su velatorio asistieron algunos familiares lejanos, su hermana y unos pocos vecinos, amigos del prócer.

Sólo “El Despertador Filantrópico”, dirigido por el padre Castañeda, dio nota de su fallecimiento en su edición del 22 de junio. La “Gazeta” y el “Argos” se perdieron la noticia. No obstante, entre octubre y diciembre, medios de París, Madrid y Londres acusaron recibo de la triste nueva.

Recién al cabo de un año Buenos Aires realizó el primer acto de recordación. Escribiría Sarmiento “Belgrano apareció en la escena política sin ostentación; desaparece de ella sin que nadie lo eche de menos y muere olvidado, oscurecido y miserable” Y agrega: “Casi treinta años transcurren sin que se mente su nombre para nada”.

Nos dejó una bandera: una idea de Nación, esa inteligencia emocional que hay que poner en marcha para construir un país desde la mente y el corazón. Nos dejó el ejemplo de la entrega al bienestar público sin esperar más recompensa que la simple noción del deber cumplido.

Horacio Ramírez.-

 

Oriundo de Bernal -partido de Quilmes, vive con su familia desde hace 8 años en la Quinta Yapeyú, en Reta. Artista plástico, poeta y periodista, escribe en La Voz del Pueblo de Tres Arroyos. Autor de tres libros de poesía y cuentos -en ediciones personales-, presentó sus pinturas -dibujos, óleos, acuarelas e imágenes digitales- en varias exposiciones en Reta y Tres Arroyos, así como en el Gran Buenos Aires. Expuso sobre Filosofía del Poder en el Complejo Gral. San Martín de Bs. As. y sobre Ecología Informacional, Teoría del Comportamiento y Cibernética en el Aula Magna del Museo de La Plata, invitado por la Cátedra de Etnografía. Recientemente premiado en un concurso de poesía de Baradero, actualmente escribe poesía y prepara sus próximas muestras de arte digital y fotografía.

Ver más artículos escritos por (29)

Quizás te interese leer...

Dejanos tu comentario